Mis libros

   
 


 

 

IyL

El Hotel de Inmigrantes

Colectividades Argentinas

Inmigrantes destacados

Inmigracion y Literatura

Antologia Inmigrante Argentina

Volver a Galicia

Acerca de la autora

=> Literatura universal

=> Literatura espaniola

=> Literatura Argentina

=> Literatura Argentina: Entrevistas

=> Literatura infantil y juvenil

=> Para educadores

=> Para superarnos

=> Periodismo y Publicidad

=> Cronicas de viaje

=> Novela historica

=> Biografias

=> Arqueologia

=> Mitos

=> Plastica

=> Musica

=> Mis libros

=> Un cuento enrollado

=> Virgiliana

=> Trabajos en Internet

=> Sitios en los que se linkean mis trabajos

=> Favoritos

=> Entrevistas a la autora

=> Crítica sobre la autora

=> Páginas web y blogs

=> Enlaces

Contacto

Libro de visitantes

Galeria de Fotos

 


     
 

 

INMIGRACION Y LITERATURA 
www.monografias.com, 2005
Actualización
http://inmyliteratura.galeon.com

Trátase de un verdadero homenaje al inmigrante que llegó a la Argentina para hacerla grande y poderosa con su trabajo y amor al país que escogieron para sembrar y echar raices.
MARCELO MENDIETA
Argentina Universal

la autora rastrea, en textos canonizados y en otros que no lo son, como asì tambièn en entrevistas o testimonios personales, aquellos aspectos más ‘privados’ de los inmigrantes, que no han sido catalogados en cifras o estadísticas, como la vivencia de la nostalgia, las fiestas familiares, ciertas costumbres, los cantos y los relatos de los mayores.
MARGARITA FERRER de CARRAU
El Tiempo, Azul

“Navegar en internet depara, a veces, sorpresas agradables. Sucedió que pude leer una monografía de la licenciada María González Rouco titulada ‘Inmigración y literatura: qué comían’ en la que la autora cita a este cocinero, notas que le realizaron y recomienda leer esta columna a los interesados en la cocina gallega. Agradezco a la periodista que reconozca nuestra labor de difusión”.
MANUEL CORRAL VIDE
Galicia en el mundo

“Tu trabajo (...) es una mina de informacion para cualquier sociologo que sepa leer entre lineas. Opino si ya no lo dije,que deberia ser texto obligado en la secundaria. Se ve a Argentina como una micronesia, islas de idiomas, ideas y sentimientos".
RICARDO CLARK

 

 
VOLVER A GALICIA
Letras-Uruguay (www.espaciolatino.com), 2005
Actualización
http://volveragalicia.blog.arnet.com.ar
 

JOSEFINA EN EL RETRATO
Buenos Aires, el gRillo, 1998

"Excelente ’Josefina en el retrato’, así como ‘Un cielo para mi abuelo’ y ‘Peregrinación’, estos dos con su lograda atmósfera de nostalgia gallega".
ANTONIO REQUENI

"La Revista de Cultura el gRillo que dirige Carolina de Grinbaum con esforzada vocación y esfuerzo desde hace varios años, concedió el Primer Premio en Poesía y Cuento, convocado en 1997, a la escritora, docente y periodista María González Rouco. Y puntualiza certeramente Carolina de Grinbaum en la contratapa de esta flamante edición: "Los trabajos distinguidos son compartidos en su calidad por los demás cuentos y poesías de la autora incorporados a este volumen, con lo que ratifica el fallo”.
Me dediqué en primer término a la lectura de los cuentos y a no dudarlo (a sabiendas de la finísima textura con que narra María González Rouco) Un cielo para el gallego me provocó una nostalgiosa impresión. La historia de este gallego que se vino a la Argentina cuando apenas contaba diecinueve años y que se propone un “racconto” intimista, compenetrado de una religiosidad ínsita, conmueve. Y si bien esta impresión, esta conmoción, está justificada porque he conocido muchos gallegos en mi vida bohemia de la Avenida de Mayo, el tono neorrealista de este cuento es un sentido homenaje al inmigrante gallego, a ese hombre que pasaba las tardes bajo la parra y que un día enfermó y habrá de morir, rodeado de "un cielo de gaitas y muñeiras". Acaso viajamos hacia Dios y siempre nos espera la primera cuna, la tierra natal -aunque estemos lejos físicamente-, aquella que añoraba don Martín en este cuento.
Fui salteando –es decir, leyendo, re-leyendo y adelantando páginas- y me encontré con una pieza corta: “El hombre ensangrentado”, en el que un extraño pasa corriendo a traves de la visión de una primera persona (“El hombre ensangrentado pasó corriendo a mi lado. Jadeaba. Me apartó de un empujón y siguió corriendo”). Tres oraciones para catapultar un cuento de apariencia fantástica, un mini-relato en donde este personaje se aleja y se va elevando al mismo tiempo, para contemplarnos sonriendo desde la altura y sin una gota de sangre. Ceñida pieza en la que es difícil –por lo menos para mí- arriesgar una interpretación por la carga surrealista que expande la pieza. Sin embargo, ¿será la imagen de Jesucristo la del hombre ensangrentado? Un ejercicio cuentistico de notable factura.
Un hombre de cincuenta y tres años vivía en Villa Pueyrredon y tenía una pasión oculta: le gustaba escribir cuentos. Y como viaja varias horas al día, decide hacerlo mientras va en colectivo. Tanto las hojas de oficio como una libretita le eran incómodas para escribir sus cuentos. Utiliza entonces rollos descartables de las máquinas de calcular. Un dia pierde el rollo –se le escapa hacia la calle con el colectivo en movimiento- y entra en una deprimida soledad. Este es el tema de “Un cuento enrollado”, donde el personaje, Humberto Gómez, podrá tener su reparación merced a una señora que encuentra el rollo (la mamá de Martín) y se lo reintegra.
Maria Gonzalez Rouco maneja el humor y el suspenso con cuerdas originales. Esto pensé al leer “Otra sala de guardia", impactante relato, donde una madre que está por dar a luz se ve en apuros y emprende una odisea fisica y un viaje espiritual hacia la sala de guardia. ¿Habra vivido esta instancia la autora o es la observación de una realidad por otra mujer vivida? Es que tiene tanta sensación poetica este cuento, que conmueve. El humor puede vislumbrarse en “Un viaje en subte”, contado en primera persona, "a veces me pregunto de qué me quejo", reflexiona el narrador protagonista mientras va viajando en subte hacia la estación Federico Lacroze. Un humor negruzco va desgranando la autora en este cuento, en el que el personaje se resiste a salir del subte: “No quiero bajar”.
“Noche de brujas” es una relación que se remite a la infancia -contado en primera persona femenina- sin duda de la autora, en donde interpola los tiempos para llegar a un presente de calida emoción: “Hoy, vuelvo a vivir la misma emoción… lo vivo con Martin, mi pequeño brujo rubio". Y Martín volverá a aparecer en otro cuento que trata de unas vacaciones en Villa Gesell, “El duende del pinar”. Aquí cobra cierta preponderancia una canasta de piñas y un misterioso cartelito (“Bienvenidos”) al que se van agregando siempre con el protagonismo creciente de Martín- un caracol y una canasta de leños, a manera de regalos. El niño Martin pide las explicaciones del caso, pero los padres se mirarán también sorprendidos, no sabiendo qué decirle a su hijo sobre la procedencia de los regalos. Una madeja misteriosa se va dando hasta el dia del regreso a casa, en la que la autora despliega un dosificado suspenso y la “solución” al duende del pinar.
Otro cuento, “El album”, es protagonizado por una anciana inmigrante, que trata de recomponer su arbol genealógico a traves de un album. Otra sentida historia, en la que la anciana se ve presa de la soledad, pero al mismo tiempo plenificada por los recuerdos. Otra virtud de Maria Gonzalez Rouco -advertible en toda su narrativa- es la comprensión del tiempo y de los tiempos individuales, con cierres precisos para enmarcar el acontecer.
“Josefina en el retrato”, el cuento que da titulo al libro, es un racconto histórico con la excusa de una animización, -alarmante animización- en los límites de lo fantastico puro. La incredula protagonista va recepcionando los sucesos literarios de la Generación del 80 -Martel, Cambaceres, Argerich, Wilde, Lucio V. López, Cané-. Claro que esta receptora va pasando de la sorpresa al engolosinamiento, hasta con cierta avidez didactica va aprendiendo los caracteres de los escritores del 80, o de los años 37, por ejemplo. Asi, el espiritu –la foto animada- en el retrato de Josefina va ganando la vida de esta protagonista, anhelante de las conversaciones.
Como puede verse, atisbarse, Maria Gonzalez Rouco expande una amplia gama de temas y circunstancias, logrando piezas de cara originalidad, ensayando el tono fantastico o el neorrealista, plasmando la realidad histórica en ficciones y cuya recursividad –siempre elegante en su textura- es un fino amasamiento poético. Y tambien logra plasmar íntimas secuencias de vida y detalles anecdóticos en cuentos de honda emotividad, precintados –muchos de ellos- por el amor a Dios y por un humor, tierno humor, mirando y viviendo la vida de este mundo con entregada vocación escritural.
Completa este volumen la parte de poesia propiamente dicha, confirmando una ductilidad creativa de jerarquía.
María Gonzalez Rouco es licenciada en Letras -egresada de la UBA-, escribió su tesis sobre Manuel Mujica Lainez -dirigida entonces por el profesor Guillermo Ara- y ha recibido numerosos premios literarios, entre los que se destacan el Premio Magisterio del Rio de la Plata por su libro Martin y el diablo bretón, obra publicada en portugues en la ciudad de San Pablo (Brasil). Es colaboradora de los diarios mas prestigiosos del pais y de la Revista Alba de America de California".
SEBASTIAN JORGI
La Capital, Mar del Plata

Acuso recibo de su ‘Josefina en el retrato’, en el que estoy internado congratulado y dichoso de encontrarme con BUENA creación".
DANTE BUSTOS
Círculo Mitre, Azul

"El cuento "Un cielo para mi abuelo" y los poemas agrupados: "Naif" y otros, presentados por María González Rouco a la convocatoria de el gRillo - Revista de Cultura para los géneros Cuento-Poesía 1997, han sido seleccionados; resultando acreedores al Primer Premio instituido: La publicación de este libro individual. Los trabajos distinguidos son compartidos en su calidad por los demás cuentos y poesías de la autora incorporados a este volumen, con lo que se ratifica el fallo.
Ante tanto caos y complejidad a la que tendemos los escritores de hoy, convulsionados por la época, leer las páginas de María González Rouco es entrar en un remanso, vivir la placidez. Escribe desde la objetividad de la mirada y la piel sensitiva para lograr un mensaje sencillo, no pueril; sí emotivo, no sensiblero, y sobre todo sabio. La sabiduría del observador contemplativo que no hace mixtura de su yo con la imagen capturada y así entrega un lenguaje fresco y preciso. El lenguaje sin retórica en ella, resulta claramente expresivo y elocuente.
Descubrimos el dominio de la palabra y su uso sin alardes. La prolijidad y aroma de un césped recién cortado o de un desbrozado jardín contagian paz y plenitud. Esa es la sensación que imprime su lectura, tan lejos de los recursos efectistas.
Para el que pretende hacer un estudio estilístico y formal de la obra, la conclusión es satisfactoria. Responde a las exigencias del bien decir sin fatigar las palabras ni al lector.
"Josefina en el retrato" es el nombre del cuento que cede su título al libro. El sepia del pasado como nostalgia o fuente de nuestra historia; el siena de las tierras que pisaron nuestros ancestros y la fantasía multiplicada en un calidoscopio, con su policromía, inspiran en María González Rouco sus cuentos y poesías.
En todo arte, para llegar a cautivar con la sencillez, se deben conocer los caminos previos que dieron forma y corpus a ese nacimiento estético. No hay dudas que M. G. R. fue despejando de asperezas o influencias alambicadas sus textos, hasta labrar su propio estilo literario".
CAROLINA DE GRINBAUM
el gRillo

"La graduación de poeta no se logra en la universidad. Se nace con la condición de serlo como quien nace con un color de piel o con un signo distintivo en el rostro. Para el que nace poeta, la poesía desborda de su ser y se manifiesta de maneras diversas hasta que se plasma en la escritura. Los sentimientos, la naturaleza, los recuerdos, la imaginación, una sorpresa o cualquier vivencia, por insignificante que parezca, constituyen una razón de hallazgo.
Josefina en el retrato es una muestra precisa de esta afirmación. Es un breve volumen en el que alternan la prosa con el verso y el relato con el recuerdo. No se puede hablar de un libro de poemas ni de una colección de cuentos. Es "simplemente" poesía volcada en el papel de una manera en que la fuerza creadora de su autora lo siente. Los motivos son varios: poetas queridos que se exaltan como presencias, nostalgia de los ancestros, un Martín casi mágico y recurrente y otros tantos personajes surgidos "de un poco de memoria y de un poco de olvido" como tan sabiamente definiera Borges a sus evocaciones.
No hay un recuerdo lacrimógeno de encuentros pasados o de momentos perdidos en el tiempo. Hay una suerte de continuidad viviente de todo aquello que cada uno lleva consigo (en este caso María), y en vez de lamentar su pérdida lo enaltece en el transcurrir de su vida.
A través de estas páginas se advierte que nada sobra en esta vida, que lo cotidiano y evidente puede resultar espléndido para el espíritu sensible que sabe descubrirlo y hasta las palabras, esas eternas amigas y enemigas del poeta, conjuran junto con el lector hacia la empatía deseada".
RAQUEL G. B. DE ROCCA
El Tiempo, Azul

 

MARTIN Y EL DIABLO BRETON
Buenos Aires, Editorial Magisterio del Río de la Plata, 1993. Tapa y dibujos interiores: Javier Sánchez.

Martín y el diablo bretón tiene como fuente principal el libro Cuentos y leyendas de la Bretaña, compilado por Ros García-Lluis (Madrid, Miraguano Ediciones, 1986), volumen que el niño consulta en la biblioteca y sobre el cual reflexiona. Son fuentes del cuento, asimismo, la Eneida, la Odisea (cuya Rapsodia Primera se recrea en el Capítulo V), las Metamorfosis y diversos mitos griegos y latinos. En lo concerniente a tradiciones argentinas, se consultaron trabajos de Félix Coluccio y de Teresita Faro de Castaño.
En 1991, la Editorial Magisterio del Río de la Plata distinguió a Martín y el diablo bretón con el Primer Premio en el concurso “Cuentos de miedo y misterio para lectores a partir de los diez años”, (publicación y anticipo de los derechos de autor). El jurado que lo otorgó estaba integrado por Marta Giménez Pastor, Nelí Garrido y Julio Azamor.
MGR

Ganador del primer premio del concurso “Cuentos para temblar”, este libro posee el extraño don de entretener no sólo a los pibes sino también a los papás, por los recuerdos de tiempos ya idos. Un viaje al mundo de la fantasía de la mano de un espíritu burlón. El diablo bretón no es tan malo como parecería y la recorrida de Martín por un libro antiguo puede deparar más de una sorpresa. Ilustró Javier Sánchez.
M.H.C.
La Nación

El relato, dividido en ocho capítulos, va llevando al lector desde un horizonte familiar hasta la “apoteosis” heroica de Martín. En el trayecto nos encontramos con la figura protectora, con el guardián del umbral, con el mito de las sirenas, con el descenso a los Infiernos, en fin, con todas las pruebas sobrehumanas que le permiten al héroe romper las limitaciones personales para acceder a un crecimiento espiritual, dentro de un ámbito en donde se pasa con toda naturalidad de lo real a lo mágico.
M.M.F.
El Tiempo, Azul

 

MARTÍN Y EL DIABLO BRETON fue traducido al portugués y publicado –como A CASA MAL-ASSOMBRADA- por Ediçoes Loyola en San Pablo, Brasil, en 1995

 

TERRITORIOS DE INFANCIA (antología)
Buenos Aires, Plus Ultra, 1994. Ilustraciones y propuestas para el taller literario por María Luisa de Luján Campos.

Esta antología fue realizada a partir de ensayos y comentarios bibliográficos publicados en diarios de la Capital y el interior. Los conceptos fundamentales han sido tomados de la Tesis de Licenciatura de la autora y de una investigación sobre autobiografía en la Argentina que realizó tiempo atrás. Luego de definir el vocablo y explicar las características de las manifestaciones autobiográficas, María González Rouco transcribe fragmentos de obras de escritores del siglo pasado y del presente. Entre ellos recordamos a Domingo Faustino Sarmiento, Lucio V. Mansilla, Syria Poletti, Manuel Mujica Láinez, Fernando de Querejazu y Jorge Torres Zavaleta. Cada texto está precedido por una breve biografía del escritor y un comentario sobre su libro. Las propuestas de trabajo de María Luisa de Luján Campos y la bibliografía incluida al final del volumen hacen que esta antología sea de especial interés para los estudiosos.
CAROLINA DE GRINBAUM
el gRillo

En Territorios de infancia, María González Rouco, autora de esta Antología, ha seleccionado fragmentos autobiográficos de autores como: Lucio V. Mansilla, Norah Lange, Manuel Mujica Láinez, Syria Poletti, y Joaquín V. González, entre otros. La infancia y la juventud de los escritores elegidos se aprecia en sus relatos. Recuerdos y experiencias se acumulan como tesoros dignos de ser leídos. 148 páginas donde se integra además un capítulo con propuestas de desarrollo para taller literario.
ELIZABETH TUMA
Diario del Viajero